Segunda temporada 2019,

programa 6

Director artístico: Massimo Quarta

Henryk Wieniawski (1835-1880)
Concierto para violín y orquesta no. 2 en re menor, op. 22
I Allegro moderato
II Romance. Andante non troppo
III Allegro con fuoco – Allegro
moderato, à la zingara

Massimo Quarta, violín

Antonín Dvořák (1841-1904)
Sinfonía no. 9 en mi menor, op. 95, Del Nuevo Mundo
I Adagio – Allegro molto
II Largo
III Molto vivace
IV Allegro con fuoco

Disfrutamos de otro concierto para violín y orquesta, interpretado de manera magistral por el director artístico de la Orquesta Filarmónica de la UNAM, el Mtro. Massimo Quarta.

La primera obra el “Concierto para violín y orquesta no. 2 en re menor, op. 22” del compositor y violinista polaco Henryk Wieniawski, el cual alcanzó un nivel destacado en la ejecución del violín desde muy temprana edad, lo que con el tiempo y perfeccionamiento de su técnica lograba deslumbrar al público.
Este segundo concierto muestra la madurez del autor, y es un reto de virtuosismo y técnica para los violinistas.
Para el cierre de este concierto, escuchamos la Sinfonía no. 9 en mi menor, op. 95, Del nuevo mundo, de Antonín Dvorák, la cual es, posiblemente, la sinfonía más conocida del compositor checo. Esta obra le fue comisionada por la Orquesta Filarmónica de Nueva York en 1892, año en que Dvorak había llegado a Estados Unidos para tomar la dirección del Conservatorio Nacional de Música de América. Inspirada en La canción de Hiawatha, del poeta estadounidense Henry W. Longfellow, en la que se narra la vida del líder indígena que unificó a muchas de las tribus de Norteamérica. No sólo la gran talla épica del protagonista, sino la descripción de costumbres, rituales y paisajes, calaron hondo en el compositor en cuya sensibilidad repercutieron las palabras de Longfellow. esta sinfonía de cuatro movimientos es todo un monumento hecho música que Dvorák regaló a los estadounidenses como nexo entre dos mundos.

Entra al micrositio de

OFUNAM