ROGELIO NARANJO, EL CARICATURISTA Y SU TIEMPO