Refracción. Prog 2. Música y cerebro

El efecto Mozart suena tentador. En Estados Unidos se volvió tan famoso que en 1998 el gobernador de Georgia dispuso de 105,000 dólares al año para regalar discos con música clásica para cada niño que naciera en su Estado. Abre los ojos tv.unam.mx

Las empresas que han explotado al Efecto Mozart insisten en que el “poder de la música” controla la ansiedad, mejora la calidad del sueño, incrementa la inteligencia y la memoria.

Muchos científicos defienden que la música evolucionó a la par que el lenguaje, y por eso aventuran que tenemos regiones en el cerebro que están dispuestas a recibir y decodificar la notación musical desde que nacemos. Pero otros autores desdeñan la relación de la música con la inteligencia o la emoción. Carecemos de respuestas definitivas, pero las investigaciones científicas continúan.

Abre los ojos tv.unam.mx

Regresa