Malaspina. Arte y ciencia en el redescubrimiento más inútil del Mundo Hispánico. Sueños de la razón.

Alejandro Malaspina preso en el Castillo de San Antón en La Coruña, estaba condenado a pasar diez años y un día de encierro para que se olvidara su obra y su nombre. Había sido el comandante de una de las expediciones marítimas más extraordinarias del siglo XVIII y, a nombre del monarca

Entra al micrositio de

Los sueños de la razón