La UNAM responde. Relevancia de la ciencia en la pandemia de COVID-19, en lo económico y lo social.

En La UNAM Responde, conducido por Rosa Brizuela, el Dr. Carlos Rosales, del Instituto de Investigaciones Biomédicas mencionó que la luz ultravioleta no puede utilizarse como tratamiento contra la COVID-19, pues este tipo de luz solo se utiliza para esterilizar espacios como quirófanos porque es muy potente, destruye moléculas y células, de manera que para el organismo del ser humano sería sumamente dañina.

También es imposible ingerir desinfectantes para combatir el SARS-CoV-2 porque son demasiado tóxicos, solo se pueden utilizar para desinfectar superficies.

Como invitada al programa la Dra. Marcela Amaro, del Instituto de Investigaciones Sociales, se refirió a la ciencia como algo que nos acompaña día a día en nuestra vida cotidiana y contribuye al desarrollo económico y social porque es capaz de brindar soluciones a problemas concretos, por ejemplo, en la agricultura y la alimentación.

En distintas partes del mundo los científicos están haciendo esfuerzos para trabajar ante esta pandemia, muchas de las investigaciones que se hacen en las universidades están vinculadas a los laboratorios y las empresas. Necesitamos tener inversiones públicas y privadas.

Ahora hay un trabajo multidisciplinario más fuerte y el Estado es un jugador importante, al igual que las empresas, industrias y el sector educativo tecnológico. Existe una barrera muy importante en este proceso y es el financiamiento, en México no hay un sistema de inversionistas que financien la investigación pública y privada. En los últimos 3 o 4 años nuestro país ha decrecido en la inversión de ciencia y tecnología, ha sido una promesa de campaña y no se ha cumplido.

Lo mejor sería implementar esquemas mixtos de financiamiento para apoyar el desarrollo científico pues el conocimiento permite mejorar los niveles de productividad en las sociedades y mayores niveles de crecimiento y desarrollo.

En países como el nuestro la ciencia puede ponerse al servicio de las comunidades vulnerables para recomponerlas, por ejemplo en el campo o en las zonas más pobres, generando beneficios prácticos, pero se necesitan planes estructurados para que suceda. Mientras más conocimiento se tiene es posible generar mucho más a nivel local, regional y global también.

Se cumplen ya 100 días desde que la UNAM no ha dejado de trabajar ante esta pandemia. Todo inició con la creación de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia por COVID-19 y desde ese momento, varios grupos de investigadores se han dado a la tarea de ayudar a la sociedad y a las autoridades sanitarias del país para salir delante de esta pandemia.

En el lunes internacional, Flavio Florencio presentó la historia de una fotógrafa de Beijing, quien narra cómo es su vida en momentos de pandemia, pero también cuando fue la parte más crítica en su país. Había miedo pero ella salió a la calle porque sintió una oportunidad para documentar esta situación atípica.

Regresa

Pulsa aquí para añadir un texto