Helia Bravo, fundadora del Jardín Botánico de la UNAM. Vindictas Ciencia.

En la década de 1950, Bravo se incorporó a la vida académica como catedrática de Botánica en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional. Dos años después, entró al Instituto de Biología de la UNAM, donde se convirtió en la fundadora del Jardín Botánico en 1959, espacio que dirigió durante la década de 1960. En 1951, fue cofundadora de la Sociedad Mexicana de Cactología.
Exploró prácticamente todo México, muchas veces con sus colegas del Instituto de Biología como Maximino Martínez, Eizi Matuda, Leonila Vázquez, Faustino Miranda, Hernando Sánchez-Mejorada y miembros de la Sociedad Mexicana de Cactología, para registrar la variabilidad morfológica de las especies, consultando herbarios nacionales y extranjeros y estableciendo vínculos con especialistas europeos y estadounidenses.
Su obra científica consta de más de 160 artículos y dos libros en los que describió 60 clasificaciones científicas y realizó 59 revisiones de nomenclatura. Se jubiló a los 90 años del Instituto de Biología, con un gran disgusto, como ella mismo expresó, y en plena lucidez, impedida por una dolorosa artritis.

Regresa