Diego Rivera y la cuarta dimensión.

Tercera parte: La Cosa. Los Sueños de la Razón.

En la segunda mitad de la década de 1910, Diego Rivera se convirtió en uno de los pintores más reconocidos de la escena artística francesa, particularmente por la vehemencia con la que defendía sus concepciones teóricas, lo que, finalmente, lo llevó a distanciarse del grupo que se aglutinaba alrededor de Pablo Picasso. Y, como recordaría uno de sus amigos parisinos, Max Jacob, fue precisamente en esa época cuando, como resultado de sus especulaciones teóricas, el pintor aseguró públicamente que había alcanzado, por fin, uno de los objetivos de la pintura vanguardista: descubrir el secreto de la cuarta dimensión.

Entra al micrositio de

Los sueños de la razón