Cannes, el regreso. Primera parte