Se califica a sí mismo como pretencioso porque cada vez que realiza una obra trata de que sea la mejor del mundo. Manuel Felguérez tiene 90 años y lleva 70 trabajando de forma contínua, motivado por imaginar y crear universos abstractos, trepado en andamios o concentrado en su mesa de trabajo.