En México la población gasta anualmente 45 mil millones de pesos en la compra de agua embotellada, esta cantidad equivale a casi el doble del presupuesto que recibió la Comisión Nacional de Agua para el 2019. Además no existen controles de calidad suficientes que garanticen un consumo confiable.