EN VIVO

BÚSQUEDA DE CONTENIDOS


    

Escriba palabras (o partes de ellas) en cualquier orden, use letras mayúsculas o minúsculas, con o o sin acentos. Ver más
Buscar en los títulos
Buscar en los textos

CAMARENA | IMPULSOR DE LA CULTURA


Parece irreal que hace tan sólo 70 años la televisión seguía siendo en blanco y negro y que ver programación a color era más un cuento de ciencia ficción que una posibilidad para todos menos una persona: el ingeniero mexicano Guillermo González Camarena.

Gonzáles Camarena nació justamente hace un siglo, un 17 de febrero de 1917 en la ciudad de Guadalajara. A la edad de tres años su familia se trasladó a la capital mexicana y desde pequeño mostró un especial interés por la creación tecnológica. Su infancia transcurrió entre juguetes impulsados con electricidad —que él creaba— y a los 8 hizo su primer radiotransmisor. Para los 15 construyó su propia cámara con piezas de radios viejos que conseguía en los mercados de La Lagunilla y Tepito. Por la misma época, compuso la canción “Río Colorado” y vendió los derechos a Los Hermanos Reyes para costear sus experimentos con las regalías. 


Como un inventor prodigio, en 1939 se graduó de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica del Instituto Politécnico Nacional. Durante la década de los 40, el ingeniero jalisciense trabajó con su señal en la frecuencia XE1GC intentando realizar la primera transmisión a color utilizando su Tricromático de secuencia de campos. Impulsado por el deseo de llevar la cultura a los mexicanos, el inventor realizó transmisiones sobre operaciones en el Hospital Juárez, programas de recetas y los Monólogos del horror, conducidos por Carlos Ortiz Sánchez. El impacto de su invento llegó hasta la NASA, donde se utilizó su patente para las misiones del Apolo y el Voyager durante los años 60 y 70.

La televisión ya no es la misma actualmente. La transmisión por radio se ha sustituido por la señal digital. En casi cada hogar mexicano existe una televisión mientras que en los años 40 no había más de 5 en todo el país. Desde la primera transmisión en 1963, la manera en que observamos la televisión no ha sido la misma. Muchas cosas han cambiado, ahora la calidad de los aparatos modernos sobrepasan lo que quizás Camarena hubiera imaginado. 

El ingeniero mexicano murió a los 48 años de edad en un accidente automovilístico sin poder ver el crecimiento que tuvo la tecnología durante la segunda mitad del siglo XX. 

Aunque muchas cosas de su tiempo ahora parecen obsoletas, aún permanece vivo su espíritu por utilizar al medio como forma de transmisión de cultura. Canales como TV UNAM son muestra de ello, pues su programación, ya sea por bulbos, señales digitales o internet, busca transmitir el conocimiento a lo largo de la república mexicana.