EN VIVO

BÚSQUEDA DE CONTENIDOS


    

Escriba palabras (o partes de ellas) en cualquier orden, use letras mayúsculas o minúsculas, con o o sin acentos. Ver más
Buscar en los títulos
Buscar en los textos

SENSATEZ Y SENTIMIENTO | ANG LEE


Martes 17 de enero, 15:00 horas

Publicada por primera vez en 1811, esta novela llevó a la fama a la autora Jane Austen, quien en realidad no firmó la primera edición sino que la sacó al público bajo el pseudónimo de A. Lady. La historia fue retomada casi dos siglos después por el director de origen taiwanés Ang Lee, quien antes de recibir el guion de Emma Thompson no había leído nunca la novela de la autora inglesa.


Una de las primeras decisiones ejecutivas de Lindsay Doran, entonces nueva presidenta de la extinta productora Mirage Enterprises, fue cumplir una de sus promesas de juventud: llevar a la pantalla grande la obra de Jane Austen, una de sus autoras favoritas. Incluso antes de ser contratada en Mirage, Doran ya había comenzado su búsqueda por encontrar al guionista ideal para trasladar la obra de Austen al cine. La productora leyó textos de autores ingleses y estadounidenses por igual hasta que se encontró con algunos sketches de época que Emma Thompson, descubriendo en ella la picardía, el humor y la pasión que estaba buscando. Ambas mujeres trabajaban juntas, una como productora y la otra como actriz, en la cinta Morir todavía. Cuando se terminó este proyecto, Doran insistió a Thompson —quien nunca había escrito un guion cinematográfico— que adaptara la historia. En un comienzo Emma recomendó mejor acudir a otras novelas de la autora, pero el hecho de que Sensatez y sentimiento tuviera dos protagonistas femeninas inclinó la balanza. La actriz convertida en guionista —también aficionada de Austen— pasó los siguientes 5 años trabajando en la adaptación al tiempo que Doran buscaba un estudio dispuesto a financiar la cinta. 

El siguiente en subir al barco fue Ang Lee, quien al saber el tiempo invertido en este proyecto por parte de Thompson y Doran, se sintió como un director invitado, sin embargo de todos los prospectos, Lee era el único que comprendía bien el peculiar humor de la autora inglesa. “De alguna manera creo que entiendo mejor a los ingleses del siglo XIX que a los actuales, porque crecí con un pie aún dentro de las sociedades feudales. Claro, el sentido del humor seco, la sensación de decoro y los códigos sociales, son diferentes, pero la esencia de la represión social contra el libre albedrío… crecí con eso”, aseguró el director de origen taiwanés.

A continuación vinieron los actores. Aunque Thompson tuvo en mente a las hermanas Natasha y Joely Richardson durante gran parte del proceso creativo, el director tenía en mente a la misma Thompson —quien se consolidó como actriz un par de años antes al ganar el Oscar por su actuación protagónica en Howards End—, por lo que tuvieron que adaptar el guion para que Elinor fuera algunos años mayor que en la novela. 

Para el papel de Marianne, Lee no había considerado a Kate Winslet, quien estuvo invitada a la audición para leer un pequeño papel, sin embargo, la actriz llegó al set argumentando que su agente la contactó por el papel de Marianne y enseguida hizo su lectura, misma que le ganó el papel. Ambas protagonistas vivieron juntas durante la filmación para establecer un lazo más estrecho y poder familiarizarse mejor. 

Los nombres que completan una cinta plagada de talento son Alan Rickman y Hugh Grant, quien accedió a trabajar por menos dinero después de leer el guion escrito por Thompson.

Con un presupuesto relativamente limitado (16 millones de dólares), la cinta se convirtió en una de las propuestas más exitosas de 1995 recaudando más de 40 millones tan sólo en Estados Unidos. Gracias a un guion cuidado hasta el último detalle, un director detallista especializado en complicadas relaciones personales y un elenco que parece haber salido directamente de la imaginación de la autora, Sensatez y sentimiento es una de las mejores cintas románticas de todos los tiempos.


 
 
 


    ABRE LOS OJOS