EN VIVO

BÚSQUEDA DE CONTENIDOS


    

Escriba palabras (o partes de ellas) en cualquier orden, use letras mayúsculas o minúsculas, con o o sin acentos. Ver más
Buscar en los títulos
Buscar en los textos

REFRACCIÓN | MUERTE DIDÁCTICA


Aquí y ahora

Las religiones afirman que hay vida después de la muerte. La ciencia tiene descripciones muy precisas de cómo la materia orgánica que solía componer el cuerpo  sigue una intrincada red de reacciones químicas —eufemismo para pudrición que es lo que realmente ocurre— apenas se cruza el puente conceptual entre la vida y la muerte.



Las religiones afirman que hay vida después de la muerte. La ciencia tiene descripciones muy precisas de cómo la materia orgánica que solía componer el cuerpo  sigue una intrincada red de reacciones químicas —eufemismo para pudrición que es lo que realmente ocurre— apenas se cruza el puente conceptual entre la vida y la muerte.

Los médicos se afanan por retener a los vivos de este lado del puente, como lo han hecho desde el inicio de los tiempos de la Medicina, siempre enseñando los doctores a los estudiantes. A veces, tristemente, alguien corre con mala suerte en el proceso de aprendizaje y una desafortunada pareja de paciente vivo con médico principiante protagoniza involuntariamente un cruce prematuro. El médico aprende, el paciente sufre… y a veces muere.

Decidir donar el cuerpo es una forma, racional en extremo, de lograr algo sólo aparentemente espiritual: dar vida ya muerto. O, si no vida precisamente, ciertamente utilidad para la enseñanza, para la experimentación, para la investigación.

¿Quién en México piensa de esta manera?


Aún cuando la muerte es un tema muy recurrente en el cine, pocas películas abordan la temática de la donación de cuerpos. La muerte le sienta bien, comedia negra de Robert Zemecki con la actuación de Meryl Streep y Goldie Hawn utiliza con gran sentido del humor los cuerpos casi descompuestos que se niegan a morir.


 
 
 


    ABRE LOS OJOS