El Palacio de Bellas Artes abrió sus puertas para rendir homenaje al investigador emérito de la UNAM, Miguel León Portilla.