Los acosos a la civilización, de muro amuro