EN VIVO

BÚSQUEDA DE CONTENIDOS


    

Escriba palabras (o partes de ellas) en cualquier orden, use letras mayúsculas o minúsculas, con o o sin acentos. Ver más
Buscar en los títulos
Buscar en los textos

PATRIMONIO MUNDIAL | LA CIUDAD PROHIBIDA


Jueves 24 de noviembre, 13:45 horas

Por casi 500 años, la Ciudad Prohibida funcionó como el Palacio Imperial de las dinastías Ming (1368-1644) y Qing (1644-1912). Hoy funciona solamente como un museo que recibe más de 14 millones de visitantes anualmente, convirtiéndolo en el museo más concurrido de todo el mundo. Este pequeño recorrido visual por los rincones de la Ciudad Prohibida es sólo una probadita de su grandeza.


El impresionante complejo arquitectónico está compuesto por 980 edificios en una extensión total de 72 hectáreas. Aunque la leyenda narra que en total consta de 9,999 habitaciones no existe evidencia hasta la fecha de más de 8,886.

Hoy, los miles de turistas que visitan la Ciudad Prohibida —durante 500 años el acceso estaba restringido a la corte imperial—, entran a Gù Gōng —como se refieren los locales en mandarín y cuya traducción más acertada sería palacio antiguo— por la imponente puerta del mediodía, antes reservada únicamente para el emperador.  Instantes después de cruzar la impresionante puerta —escoltada por puertas más pequeñas para el resto de los mortales— uno se topa con con el Río de Agua Dorada, diseñado para lucir como un arco tártaro desde la altura y que separa el centro de la ciudad del exterior. Una nueva puerta confronta a los turistas, ésta, la de la Suprema Armonía, que si bien es una reconstrucción de la original (que se quemó en un incendio en 1886) mantiene el mismo impacto visual gracias a sus más de 1,300 metros cuadrados de superficie como esta fotografía de 1900 (poco después de su reconstrucción) demuestra.

Puerta armonía

Pero la Puerta de la Suprema Armonía tan sólo abre el camino para infinidad de sitios icónicos que viven dentro de esta ciudad que, 700 años después sigue siendo uno de los paisajes más extraordinarios jamás hechos por el ser humano.