EN VIVO

BÚSQUEDA DE CONTENIDOS


    

Escriba palabras (o partes de ellas) en cualquier orden, use letras mayúsculas o minúsculas, con o o sin acentos. Ver más
Buscar en los títulos
Buscar en los textos

GABINETE | EL VALOR DEL ARTE


Lunes 24 de octubre, 21:00 horas. O aquí a partir de esa fecha

Una cosa es crear una pieza que cause admiración entre los coleccionistas y otra muy distinta es saber ponerle precio. Antes de salir al mercado, es importante que tengas bien claro lo que vale tu obra —o al menos lo que quieres reflejar que vale.


No hay benchmark

Si vas a andar por las galerías recopilando precios de otros artistas para poder establecer el tuyo, no va a funcionar. El mercado fluctúa como ningún otro. Si ya te decidiste por el camino del arte, recórrelo completo y aventúrate a no compararte con otros.


No es un coche usado

Vender tu primer pieza no es como cuando tuviste que deshacerte de ese coche viejo para pagar ese workshop que tanto necesitabas. Ahí, tenías un producto que sabías que alguien iba a necesitar y un libro azul que te decía cuánto podías esperar por tu carcacha. Es más, incluso había un cuadro comparativo entre kilometraje, estatus de pintura y uso de las llantas. En el arte no hay tablas comparativas, el tamaño, los materiales y el formato no afectan al precio del producto.


Encuentra un Mecenas

La mejor forma de sostener que tus creaciones tienen cierto valor es habiendo vendido una antes. Si tienes un amigo adinerado con muchas ganas de invertir, convéncelo de que eres el próximo Hirst y convéncelo de que adquiera una ganga. Ambos saben que estás haciendo algo bueno por él —que te beneficia a ti—, una vez que hayas vendido la primera, las que vienen seguirán con el efecto dominó.


Olvida el peso

No seas mundano. Nadie toma en serio a un artista que se cotiza en moneda devaluada. Siempre mantente con la moneda de cambio por excelencia, el dólar. Además, como están las cosas en el país, no está nada mal que de un día para otro, tu arte tenga un valor del 20% extra al convertirlo.


Júntate con la gente correcta

Si bien no hay fórmulas, benchmark o cotizadores. Rodearte de la gente indicada puede ayudar mucho. Galeristas y coleccionistas son los principales consumidores de tu oferta, por lo que ellos son a quienes puedes acudir para tantear las cosas. Eso sí, muéstrate muy seguro de los números que arrojas, no quieres que crean que eres un novato. 


Vende(te)

Sí, lo que quieres vender es tu arte, pero para que éste tenga un valor elevado, primero tienes que construir bien el personaje. Un pasado misterioso, una historia fascinante, estar en todos los cócteles y un look muy único —aunque sea como el de todos los otros artistas emergentes— son los primeros pasos para el marketing. Si te quedan dudas, échale un ojo al texto "Conviértete en un artista contemporáneo" que publicamos antes. 




 
 
 


    ABRE LOS OJOS