EN VIVO

BÚSQUEDA DE CONTENIDOS


    

Escriba palabras (o partes de ellas) en cualquier orden, use letras mayúsculas o minúsculas, con o o sin acentos. Ver más
Buscar en los títulos
Buscar en los textos

GABINETE | CARTA A SANTA


Aquí y ahora

Como este año nos hemos portado muy bien en Gabinete y hemos cumplido a cabalidad la tarea que nos fue encomendada: ser vinculadores entre las diversas manifestaciones culturales y la televisión universitaria de nuestro país, creemos que es un buen momento para extender nuestra carta a Santa, misma en la que pediremos que nuestros sueños del arte se realicen. No sabemos si fueron suficientes —o lógicos— así que exponemos nuestra lista de deseos para ver si hay algo más que se les ocurra.


Querido Santa Claus:


¿Cómo andas este año? Esperamos que no muy ajetreado con los regalos, y que tengas tiempo de leer y cumplir nuestros sueños artísticos. 

No queremos cansarte con cosas ilógicas y por eso hicimos una breve lista que esperamos sea posible para ti cumplir:

Nos gustaría que el próximo premio Turner sea para un mexicano. Nos fascinaría que después de tanta polémica, sí exista el famoso Ventablack de Anish Kapoor y que éste borre la corrupción, que desaparezca de paso a los políticos nefastos y que elimine el mal gusto. Todo junto. Así (¡fua!), que todo quede sin reflejo de luz alguna como un hoyo negro de Kapoor

También nos encantaría que Marina Abramović venga a realizar el performance mas grande del mundo y con la mayor audiencia, que lo realice en el congreso de diputados y senadores. Que deje callados y en estado de contemplación a todos los zopilotes que habitan el lugar.

Sería lo máximo que Ai Wey Wey creara una instalación con todas las armas de tortura que se utilizan en México, ¡le encantaría! Tenemos lo que es el tehuacanazo, también lo que es la bolsa de plástico, los adminículos que se usan para lo que es pozolazo. Sin olvidar los cables eléctricos y el cuarto oscuro, que en las manos del gran artista serían una joya, como una escena del Accionismo vienés. 

Otro que quisiéramos que nos visite es Olafur Eliasson, quien podría hacer un proyecto con todas las fugas de agua que hay en la ciudad.

Este está más difícil, pero te rogamos que los espectadores poco comprometidos dejen de decir “esta porquería hasta mi hijo de cinco años la podría hacer”, cuando observan una obra cuyo contenido no entienden, y que piensen que no es bueno hablar así de su hijo ya que él está desarrollando su propia creatividad, mientras que el artista está experimentando desde la vía del conocimiento; son dos cosas completamente distintas. Ahora bien Santa, si después de esta reflexión se insiste de que dicho niño de apenas cinco años está al nivel del artista, entonces que lo empiecen a promover, ¡quien quita y tenemos al próximo Picasso!

Que nunca más se vuelva a censurar el arte. Sea de lo que sea. Que no entren intereses personales de gente que no sabe y que toma las decisiones sobre las exposiciones que vienen a México; que Se fomente el debate y las opiniones encontradas, que para eso sirve exhibir arte. ¡Ah, eso sí!, la censura no incluye que se permitan exposiciones tan malas e innecesarias como la reproducción de la Capilla Sixtina, y de paso, Santa, trata de hacer algo para que en tu costal venga un meteorito y suéltalo para que la arruine y nunca más la exhiban en otro lugar del mundo. Mejor, en vez de eso, inviertan los grandes presupuestos en apoyar a las exposiciones de grandes artistas no conocidos.

Que vengan muchos acuerdos con países de vasta cultura como Alemania que nos trajo nada más y nada menos que a Otto Dix, Tacita Dean y de arte sonoro en el ex Teresa y laboratorio de arte Alameda. ¡Bravo!

Nada nos haría más felices que ver a la nueva Secretaría de Cultura de nuestro país en manos de funcionarios que apoyen a los artistas jóvenes, son muchos y son muy buenos. La eterna frase “lo mejor de México es irse de México” debería quedar en el pasado y todo artista emergente tendría que dejar de aplicar a becas que lo convierten en becario más que en artista para poder trabajar sin tener que preocuparse, por lo menos, no demasiado de con qué va a pagar la renta este mes.

Que para la Bienal de Venecia México no hagan como siempre, elegir a su representante cinco minutos antes y porque no hay de otra. Para tener una participación que luzca en un evento de tal envergadura porque fue planeada con dos años de anticipación.

Que cada vez más, la sociedad se involucre en la labor de los artistas que apenas empiezan su camino y les demos el apoyo necesario para que puedan producir y que nos volvamos coleccionistas de artistas mexicanos y que los veamos crecer para así nosotros crecer con ellos.

Nos gustaría muchísimo que el público que acude a las exposiciones se diera cuenta de que el arte ha cambiado mucho en todos estos años y que los artistas de hoy buscan expresarse con mayor libertad, sin ataduras de temáticas. Que el arte dejó de ser un  compromiso con lo “bonito” y hoy es una amplitud de posibilidades de experimentaciones y experiencias artísticas sin precedente que  nos obligan a pensar más y a sentir más allá de lo acostumbrado. Sería espléndido que en cada rincón de nuestro entorno todo ser humano pudiera entender que el arte es la vida y que la vida puede ser arte. Que nos olvidáramos de esa noción que el arte son objetos caros con nombres rimbombantes.

Que cada uno de nosotros entienda que el arte sí es lo mejor que tenemos y que como diría aquella frase de Rius “No se puede vivir como si la belleza no existiera” pero que ésta es muchas cosas que ni siquiera nos imaginamos y que cuando vemos algo que no nos gusta es porque tal vez no hemos sabido captar su verdadera belleza y solemos contentarnos con lo que nos hace sentir bien y no nos exigimos más.

Esperamos que la señora Claus esté muy bien y saluda a todos los renos.


Attentamente, la producción de Gabinete 


PD

¡Ah, por cierto, de nuestra parte manda un regalo especial, algo como un Richard Prince o un Jeff Koons, a Eugenio López de Jumex, se la sacó con las expos de este año. Nunca borrará el dolor que nos causó la cancelación de Hermann Nitsch pero lo atenuó un poquito con Fischli & Weiss, General Idea y Walid Raad




 
 
 


    ABRE LOS OJOS