EN VIVO

BÚSQUEDA DE CONTENIDOS


    

Escriba palabras (o partes de ellas) en cualquier orden, use letras mayúsculas o minúsculas, con o o sin acentos. Ver más
Buscar en los títulos
Buscar en los textos

EL ASESINO DEL TALADRO | ABEL FERRARA


Martes 25 de octubre, 22:00 horas

Después de llevar a cabo la dirección de cuatro cortos, El asesino del taladro marca el debut de Ferrara en el ámbito del largometraje. Además de dirigir, también protagoniza esta cinta que narra la neurosis de un artista que encuentra una salida poco convencional a sus problemas.


Escucha el debate de Cinemateca aquí

Reno Miller es un pintor que vive con su novia Carol y Pamela, una amiga de ambos. Con el tiempo, la relación entre los tres personajes se complica haciéndola tortuosa mientras que la carga de odio asciende. Las deudas aumentan y, para colmo, sus nuevos vecinos deciden formar una banda de rock con pésimas interpretaciones, empeorando la situación considerablemente. 

Miller, lleno de odio y coraje se arma con un taladro portátil y emprende una ola de asesinatos, taladrando a muerte a quien se cruza en su camino. Las calles de Nueva York se entintan de carmesí con los sangrientos actos que este artista frustrado comete. Totalmente desquiciado, Miller encuentra en el asesinato una forma salvaje de catarsis a sus problemas. 


A falta de pan…

Ferrara consiguió solamente 20,000 dólares para la producción de esta cinta, razón por la que tuvo que reducir costos y protagonizar el filme. Tras años experimentando con una cámara Súper 8 y un coqueteo con el cine pornográfico, finalmente debutó —acompañado de polémica por el exceso de violencia en sus cinta— con esta película gore. Un par años después, con el lanzamiento de Ms. 45, su segundo largometraje, Ferrara logró posicionarse como un director de culto en el terreno del terror. El propio Abel Ferrara escribió algunas de las canciones para el filme bajo el pseudónimo de Jimmy Laine, mismo nombre con el cual se acreditó su actuación protagónica .

El uso de la música y lo explícito de las escenas sangrientas recuerdan a Dario Argento y Lucio Fulci, ambos reconocidos directores de cintas de terror.

El artista, agobiado, pierde los cabales, pierde la cordura, pierde la sensibilidad, pierde todo. Sin embargo encuentra la forma de liberar sus deseos y emociones reprimidas de una manera injustificable. Más allá del horror, el entonces incipiente director se encargó de plasmar el fenómeno de la desconfianza, así como el fracaso personal y profesional que atormentó a toda una generación de jóvenes nacidos finales de los años setenta.


 
 
 


    ABRE LOS OJOS