EN VIVO

BÚSQUEDA DE CONTENIDOS


    

Escriba palabras (o partes de ellas) en cualquier orden, use letras mayúsculas o minúsculas, con o o sin acentos. Ver más
Buscar en los títulos
Buscar en los textos

CÁTEDRA BERGMAN | GILLES LIPOVETSKY


Aquí y ahora

Pocos filósofos se han cuestionado tanto el mundo moderno como el sociólogo francés Gilles Lipovetsky, quien muchas veces se puede leer casi apocalíptico en sus ensayos pero ha logrado aterrizar su crítica social en textos profundos y conferencias magistrales.


Un hermoso mundo capitalista

Sin ánimo de caer en lo dramático, Lipovetsky se ha encargado de desmenuzar la cultura popular para comprender hacia dónde nos dirigimos. Desde que saltó a la fama como uno de los sociólogos contemporáneos más mordaces con La era del vacío, ensayo que se centra en una sociedad regida por el consumismo que no cede sino que crece con los años

“Qué error el haber pregonado precipitadamente el fin de la sociedad de consumo, cuando está claro que el proceso de personalización no cesa de ensanchar sus fronteras. La recesión presente, la crisis energética, la conciencia ecológica, no anuncian el entierro de la era del consumo: estamos destinados a consumir, aunque sea de manera distinta, cada vez más objetos e informaciones, deportes y viajes, formación y relaciones, música y cuidados médicos. Eso es la sociedad posmoderna; no el más allá del consumo, sino su apoteosis, su extensión hasta la esfera privada, hasta en la imagen y el devenir del ego llamado a conocer el destino de la obsolescencia acelerada, de la movilidad, de la desestabilización.”

Pero el consumismo ha evolucionado mucho desde los años en los que escribió ese icónico ensayo. En el presente un nuevo jugador se ha sumado a la reparticiones de bienes: la industria artística que, disfrazando de imágenes estéticamente bellas logra aumentar aún más el consumo. ¿Qué sería de las grandes marcas sin las intervenciones de los artistas de moda? ¿Cómo los museos han dejado de ser el único foro de expresión para los creativos? Hoy la gente busca un diferenciador, un guiño de las marcas para sobresalir entre los miles de productos que invaden las repisas. Antes, era necesario solamente poner ahí, en el aparador, las novedades. Ahora necesitamos un letrero con señalamientos en neón y ruidos ensordecedores para captar la atención del consumidor final.

Lipovetsky comprende y analiza en La estetización del mundo esta nueva era en la cual el capitalismo se ha tenido que apoyar del arte para movilizar las emociones del consumidor. No por nada, empresas como Apple que han invertido mucho en publicidad y diseño hoy están en la parte más alta del deseo del consumidor, mientras que algunas que solamente se enfocaron en desempeño han ido debilitándose hasta desaparecer. 

Gilles Lipovetsky es un crítico duro contra el capitalismo, pero no se trata de un fatalista. El sociólogo francés es un predicador de la importancia de aceptar el error y cambiar de opinión, dejando atrás términos como el postmodernismo —muy utilizado en sus primeros ensayos— para sustituirlo por el hipermodernismo pues, como explica en una entrevista para El país, “Dejamos de creer en el convencionalismo, el autoritarismo y la revolución, pero nunca fuimos posmodernos. Hoy prefiero hablar de hipermodernidad, porque ya no hay nada que escape al mercado, ni siquiera la cultura.”

 
 
 


    ABRE LOS OJOS